Reservas

 

 

Nuevo espacio acuático

 

gps   abierto
 

familias-numerosas2 *Válido para acampadas inferiores a 30 días.

turismo-familiar

Muy nublado

11°C

Santo Domingo de la Calzada

Muy nublado

Humedad: 96%

Viento: 17.70 km/h

  • 17 Oct 2017

    Rain 21°C 8°C

  • 18 Oct 2017

    Chubascos dispersos 15°C 9°C

Aviso
  • Mysql database driver not supported. Joom!Fish Database plugin not executed.
  • Joom!Fish Database plugin not installed correctly or not published - Jomfish will not work in this state
  • Mysql database driver not supported. Joom!Fish Database plugin not executed.

El Camino de Santiago

 

El Camino de Santiago, Primer Itinerario Cultural Europeo y Patrimonio de la Humanidad, es una de las rutas turísticas más utilizadas por los viajeros para conocer la historia, el arte y la cultura de La Rioja.

Desde que en el siglo IX se descubrió la tumba del Apóstol en Compostela, este Camino ha servido de vía de comunicación de nuevas ideas, técnicas, culturas y formas de vida entre las regiones y pueblos que atraviesa.

En Logroño convergen el Camino Francés, que viene de los Pirineos por Navarra y Aragón, y la Ruta Jacobea del Ebro, que desde el Mediterráneo utiliza la calzada romana entre Tarragona y Astorga, pasando por las ciudades riojanas que fueron romanas: Alfaro, Calahorra y Varea.


El Camino de Santiago abandona tierras navarras cuando, procedente de Viana y de la ermita de la virgen de Cuevas, sale a la carretera nacional N-111.

Iremos bordeando el monte Cantabria, que se levanta cien metros sobre las aguas del río Ebro. Sobre su cima, recientes excavaciones arqueológicas han sacado a la luz los restos de una población que se remonta al menos al siglo III antes de la era cristiana y que se ha mantenido habitada hasta la Edad Media.

Descenderemos después hasta llegar a las tapias del cementerio municipal de Logroño. Para acceder a la primera ciudad que el peregrino encontrará en tierras de La Rioja, es preciso cruzar el Puente de Piedra. En su configuración actual es una construcción del año 1.884, levantado sobre las viejas cepas de otro más antiguo que la tradición supone obre de San Juan Ortega, discípulo de Santo Domingo de la Calzada, los dos santos arquitectos del Camino, de los siglos XI y XII.

Una vez cruzado el Ebro, el peregrino deberá tomar la primera calle a la derecha, denominada Rua Vieja. El caserón barroco que hace el número 32 es el albergue para peregrinos. Estamos al lado de la iglesia de Santa María de Palacio. Su esbelta torre piramidal de planta octogonal es conocida popularmente como “la Aguja”. Es un templo del románico tardío que fue las casa matriz de la orden del Santo Sepulcro en el reino de Castilla. En su interior no hay que perderse la imagen de Santa María de palacio, excepcional escultura románica en piedra policromada.

Esta calle discurre entre los caserones más viejos de la ciudad hasta llegar a la plaza junto a la iglesia de Santiago, llena de contenidos jacobeos: una denominada Fuente de los Peregrinos; un gigantesco mosaico, posiblemente en juego de la oca más grande del mundo; y la enorme imagen barroca de “Santiago Matamoros” que preside la imagen del templo. La actual iglesia de Santiago es del siglo XVI, levantada sobre otra ya desaparecida del siglo XII.

La Rua Vieja dará paso a la calle Barriocepo y por ella llegaremos a los límites de la ciudad antigua, a la Puerta del camino. Por esta puerta orientada hacia Finisterre abandonaban Logroño los peregrinos.

Tras abandonar Logroño, un camino de tierra plantado de árboles nos conducirá hasta la muralla del pantano de La Grajera, donde el peregrino puede disfrutar de una excelente área de descanso. Apartado del Camino, a 15 kilómetros de logroño, se encuentran los restos del castillo rocoso de Clavijo, donde tuvo lugar la batalla en la que apareció el apostol Santiago, montando sobre un caballo blanco.

Es preciso seguir la senda habilitada como itinerario de peregrinos hasta divisar al frente Navarrete. El camino pasa por encima de la autopista y allí encontraremos las ruinas del Hospital de San Juan de Acre. Sus ventanas y la portada se conservan porque fueron desmontadas piedra a piedra, a finales del siglo anterior, para ser reutilizadas como puerta del cementerio de la localidad .

Setecientos metros nos separan de Navarrete. La primera calle que encuentran los peregrinos es la de la Cruz donde podrán contemplar un bello capitel románico que representa la lucha entre dos caballeros. La iglesia parroquial, bajo la advocación de la Asunción de la Virgen es de mediados del siglo XVI. Su retablo mayor es uno de los mejores retablos barrocos de La Rioja. La alfarería es la actividad artesanal más característica de Navarrete.

Al abandonar Navarrete encontraremos el cementerio municipal con su portada. Algunos capiteles ilustran escenas de la vida cotidiana de los peregrinos medievales.

Una vez recorridos cinco kilómetros desde Navarrete, encontraremos la entrada al camino de tierra que nos conducirá hasta Nájera. A la izquierda, el pico San Lorenzo, que es la montaña más alta de La Rioja. Un cerro sobresale aislado sobre los demás: el mítico “Poyo Roldán”, escenario de otra variante de esas leyendas evocadoras de luchas entre caballeros medievales. Se trata del relato que narra el combate entre el gigante Ferragut y Roldán, caballero al servicio de Carlomagno.

Para llegar al caso antiguo de Nájera debemos descender por la calle San Fernando hasta encontrar el río Najerilla y cruzar el puente del que también se dice que es obra de San Juan de Ortega. Nájera fue en el periodo comprendido entre los años 918 y 1.076, el centro político más importante de la Reconquista. Fue la sede del “Reino de Pamplona-Nájera”.

Visita obligada será el Monasterio de Santa María la Real, donde están enterrados muchos reyes y nobles vinculados a aquella dinastía. Desde siempre, dentro del monasterio, ha habido un espacio reservado para albergue de peregrinos.

Impresionante es el complejo rupestre que se levanta en las faldas de los montes que protegen Nájera. Son cuevas artificiales que tendrán su origen en aquellos siglos oscuros en los que las invasiones celtas crearon un clima de inseguridad social.

El Camino de Santiago abandona Nájera por la calle Costanilla. Al llegar al pueblo de Azofra nos encontraremos con que las dos calles, Mayor o Real y calle del Sol, son una parte más del camino. Presidiendo el retablo mayor de la iglesia encontramos una imagen de Santiago con los atributos el peregrino. Abandonamos Azofra tomando agua en la fuente de Los Romeros.

Pasamos Cirueña y su espléndida dehesa de roble rebollo y un camino de tierra nos llevará hasta donde reposan los restos de uno de los santos más emblemáticos del camino: Santo Domingo de la Calzada.

Un rollo jurisdiccional saluda al peregrino. Un entrañable mito explica la fundación de la ciudad. Un ermitaño de nombre Domingo decidió dedicar todas sus energías a facilitar el viaje de los que se dirigían hacia Compostela. Primero construyó un puente sobre el río Oja. Después desmontó parte del bosque para abrir un calzada segura. Por fin levantó un hospital y un templo para el socorro material y espiritual de los peregrinos. El trabajo de Santo Domingo no se interrumpió con su muerte ya que todavía sigue vigente la Cofradía de Santo Domingo de la Calzada. La casa del Santo, albergue administrado por la cofradía es una parada obligada.

En el casco antiguo encontraremos la estructura viaria medieval, con la calle Mayor convertida en eje principal. La plaza del Santo es el corazón de la Ciudad antigua y delimitan su perímetro una ermita, la catedral, su esbelta torre barroca y el antiguo hospital de peregrinos, reconvertido hoy en lujoso parador nacional. La catedral es un estupendo modelo de arquitectura protogótica.

Quizás lo que más llame la atención es el gallinero donde viven permanente un gallo y una gallina blancos que recuerdan el milagro del peregrino ahorcado. Las fiestas de la localidad están declaradas de Interés Turístico Nacional, conformando una vistosa escenificación de la vida del Santo del 25 de abril al 13 de mayo.

Salimos de la ciudad por el puente del río Oja. Pasaremos una sencilla cruz de madera conocida con el nombre del “Cruz de los Valientes”, que recuerda el escenario de una leyenda en la que, una vez más, encontramos resonancias de luchas entre caballeros.

El camino continúa teniendo siempre enfrente el cerro cónico de Grañón, denominado “Mirabel”, que vigila toda la comarca. Se sabe que al menos en el siglo X, estaba presidido por un castillo. Los peregrinos acceden al interior del pueblo por la calle Santiago. En la iglesia parroquial de San Juan Bautista el viajero encontrará un retablo mayor que una joya y un manual para disfrutar del mejor arte del Renacimiento.

A dos kilómetros del casco urbano, hacia el sur, se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Carrasquedo. El edificio es barroco de fines del siglo XVII y guarda la mayor colección de exvotos pictóricos que hoy sobrevive en La Rioja.

Para salir de Grañón buscaremos un ancho camino de tierra que nos llevará hasta tierras castellanas. Es el momento de volver la vista atrás para decir adiós a la última localidad del Camino de Santiago en La Rioja.

 
  • Familiar y tranquilo
  • Calles asfaltadas
  • 2 parkings vigilados 24h
  • Vigilancia 24 h en todo el camping
 

Camping Bañares

c/ N-120 Km. 42,2 - Santo Domingo de la Calzada C.P. 26250 La Rioja- España

+0034 941 340 131
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

youtube icon facebook icon

Política de calidad

Aviso legal

Condiciones de cancelación

ecodiseno 

acsi2     camping key europe


Se trabaja con la tarjeta ACSI
Camping Key Europe

banner reserva

Esta web utiliza cookies. Al continuar navegando aceptas su uso.